El arranque de un año nuevo siempre supone un replanteamiento de nuestras (generalmente malas) costumbres y una sana intención de solucionarlas. Una de las más habituales es la de proyectar aprender un idioma o perfeccionar nuestros conocimientos sobre él. Un auténtico clásico de los propósitos anuales: aprender inglés

Y si este propósito de aprender inglés se presenta tan frecuentemente, es por una serie de motivos clave muy evidentes:

  1. Encontrar un trabajo mejor: O simplemente ‘un trabajo’. No hay oferta de empleo que no requiera un conocimiento elevado de inglés. No hablarlo supone no poder presentarnos prácticamente a ningún puesto medianamente cualificado.
  2. Hacer negocios: En un mundo globalizado, poder expresarte con corrección en inglés aumenta tus posibilidades de captar clientes casi sin ningún límite.
  3. Viajar: Si lo que te gusta es conocer otros lugares y culturas el inglés es la llave que te permitirá moverte con mayor facilidad.
  4. Estudiar: Si, aunque parezca redundante, estudiar inglés te ayudará a estudiar mejor. Hoy en día una gran parte de los recursos educativos de calidad (y muchos de los gratuitos) están exclusivamente en inglés.
  5. Disfrutar del cine en VO: Aunque en España tenemos una larga tradición en doblaje, muchas personas disfrutan del cine (y series) en versión original lo que permite valorar mejor los matices de la interpretación de los actores. Esta actividad además redunda en una mejora de nuestra actividad de comprensión y riqueza de vocabulario en inglés.
  6. Ligar: Tanto si estás pensando en viajar fuera como si vas a moverte por España, se te presentarán muchas oportunidades de conocer gente nueva. Nos quedan 6 meses o 7 meses para el comienzo de las vacaciones. Bien invertidos te evitarán pasar algunos apuros como los del protagonista de este cortometraje: “Vale”.

Hoy en día dispones de varios métodos para aprender inglés que se ajustan a casi cualquier situación personal:

  • Clases presenciales: No te vamos a descubrir esta fórmula tan clásica, la conoces de toda la vida. Es la que mejor relación calidad/precio aporta y está disponible para los idiomas más solicitados.
  • Clases individuales: Si tienes poco tiempo es lo ideal, un buen profesor y una clase totalmente tutorizada. Si estás buscando algo a tu medida te invitamos a consultarlo en nuestro formulario de contacto y te prepararemos un programa específico para tus necesidades.
  • Cursos intensivos: Aprovecha tus vacaciones para dar un paso de gigante con un curso intensivo orientado a obtener un certificado o superar un examen. Obtén el B1, el First Certificate o incluso el Proficiency en apenas un mes.
  • Cursos online: Aunque la formación online de calidad es bastante reciente, existen cursos muy bien valorados a un precio ajustado. Los que impartimos en Do’s están además certificados y se utilizan como criterio de admisión en importantes empresas y universidades: TOEFL y TOEIC
  • Programas en el extranjero: No hay mejor manera de aprender un idioma que la inmersión total, eso lo sabemos todos, y encima podrás aprovechar para conocer una nueva cultura. Existen programas para niños, adultos, profesionales e incluso para perfeccionar a profesores de inglés. Asesorarte en un centro especializado como Do’s puede ayudarte a prever cualquier inconveniente que después pudiera presentarse (estarás en un país extranjero donde reclamar puede ser complicado).
    Nuestro catálogo de programas en el extranjero incluye destinos tan atractivos como: Australia, Canadá, Estados Unidos, Gran Bretaña, Irlanda, Malta, Nueva Zelanda o Sudáfrica.

Como ves, la oferta es realmente variada y tienes a tu disposición toda una gama de posibilidades que te ayudarán a completar tu propósito del 2106: aprender inglés.