Actualmente, el mundo está globalizado y esto significa que todos estamos conectados. A pesar de que no existe una razón clara, el idioma que predomina en la comunicación global es el inglés: unos dicen que es por su facilidad, otros porque es el que más personas lo hablan, etc. Pero lo que sí que queda claro es que es imprescindible saber comunicarse en inglés, ya que es el  3º idioma más hablado del mundo y la lengua oficial de los negocios, los viajes y las relaciones internacionales.

Está comprobado científicamente que las edades tempranas son las que mayor facilidad tienen para retener conceptos e idiomas. Por lo que aprovechar esta ventaja es de sabios, para sacar el máximo partido al aprendizaje y que su introducción sea eficaz.

Inglés en las escuelas

Todos los colegios generalmente (exceptuando los específicos de idiomas extranjeras) incluyen en sus programas educativos lenguas extranjeras. El inglés siempre está presente en todas escuelas, tanto públicas como privadas, además de idiomas del propio territorio, como puede ser el euskera en Euskadi, el catalán en Cataluña o el gallego en Galicia.

Los niños aprenden obligatoriamente inglés desde los 6 años hasta los 16 años con los que acaban la educación secundaria. En el caso de que continúen estudiando bachillerato y universidad, el inglés sigue estando presente en los centros, incluso aplicado a muchas materias.

Pero la percepción de estos jóvenes es de no saber hablar en inglés e incluso no entender apenas nada cuando hablan con alguien nativo. Esto es uno de los grandes handicaps de la educación española: a pesar de haber estado toda la niñez-juventud estudiando inglés, no llegan a tener ni un nivel B2. ¿Y esto por qué ocurre? Resulta que aproximadamente, cada nuevo curso el alumno echa para atrás y vuelve a empezar desde un nivel inferior al que se quedó el año anterior. Esto hace que el avance sea más lento y que las lecciones no sean óptimas.

Refuerzo escolar

Con el fin de llegar al nivel exigido, la mayoría de los jóvenes deciden asistir a una academia para reforzar las lecciones. Los profesores particulares de estos centros hacen hincapié en los puntos más difíciles y ofrecen apoyo personalizado a cada alumno. Así, los alumnos no tendrán ningún problema para aprobar y seguir el ritmo de la clase correctamente.

Además, los alumnos pueden incluso progresar y avanzar más que el nivel mínimo requerido en el colegio. De esta forma, los jóvenes están previamente preparados para los siguientes cursos y se adelantan a obtener los títulos demandado en la vida laboral.

En Do’s Formación llevamos más de 25 años especializados en la enseñanza de inglés para niños y jóvenes.

Títulos y certificaciones

Hoy en día en todos (o casi todos) los trabajos se demanda como requerimiento mínimo no solo tener conocimientos de inglés sino un nivel entre el B2 (First) y el C1 (Advanced). Las empresas esperan que los nuevos candidatos no tengan ningún problema en desenvolverse en un entorno internacional, donde el idioma inglés no sea un impedimento a la hora de hacer negocios.

De ahí, la importancia de los jóvenes en sacarse certificaciones y títulos oficiales que demuestren el nivel que tienen en el idioma. Además, no vale solo con tener el nivel en papel, sino que en la propia entrevista se cercioran de tu nivel: de repente cambian de idioma o te piden que expliques alguna cosa en inglés.

Ámbito digital

No hay que olvidar el foco de la importancia de la tecnología en los tiempos que corren. Internet está configurado en inglés, así como los dispositivos electrónicos, la mayoría de los sitios webs y los gadgets que todos poseemos en nuestro hogares. De la misma forma, existen cientos de conceptos en las áreas de empresa, educación y nuevas tecnologías donde se conocen en inglés.

Estas palabras no son traducidas, sino que los idiomas las incorporan a su diccionario tal y como se crearon. Su alcance es global, por lo que si el idioma anglosajón es el denominador común a la hora de comunicarse internacionalmente, es en este idioma como se redactan y se reproducen todos los contenidos.

Elimina fronteras

Al estudiar inglés en la juventud, las personas tienen la oportunidad de conocer y entender mejor las costumbres y tradiciones de su lugar. Estas personas tienden a ser más tolerantes y empáticas con las personas, saben respetar otras culturas y etnias, sin mostrar repudio o rechazo a lo diferente. En resumen: expandir el límite geográfico de cada persona hace que nos convirtamos en mejores personas.

Todo eso hace que estas personas pierdan el miedo a lo desconocido o a salir de sus hogares. Al saber comunicarse en el idioma de destino, no tendrán problemas a la hora de buscar trabajo o de conocer a nuevas personas. Se sentirán capaces de hacer realmente lo que desean y no tendrán ninguna barrera que les pare para conseguir sus objetivos y propósitos.

Cursos en el extranjero

Al conocer el idioma, los jóvenes pueden salir durante la época vacaciones de verano en países extranjeros. Existe una gran variedad de colonias en el extranjero, para adaptarse mejor al tipo de viaje y aprendizaje que se quiera realizar. Dependiendo del idioma que se quiera practicar, el alumno podrá ir a Reino Unido, Alemania o Francia.

De esta forma, los jóvenes no solo practican el idioma sino que conocen nuevos lugares y personas. Cean vivencias y experiencias nuevas donde pueden desarrollar sus cualidades sociales y académicas: van a clases en una academia, realizan actividades con gente local, visitan lugares y atractivos turísticos, etc.

La experiencia que obtienen realizando este tipo de cursos es clave para poder entender y saber manejar el idioma en profundidad como un nativo. Además, es un recuerdo que permanecerá para siempre en sus recuerdos y pueden incluso seguir manteniendo relación con los amigos del curso.