“Aprender nuevas lenguas es entrar en otros tantos mundos nuevos.”

Francis George Steiner

Aprender idiomas se ha convertido, en los últimos años, en un requisito de lo más importante para moverte con desenvoltura en el mundo laboral. Esto es hasta tal punto así que es casi imposible encontrar alguna universidad de ámbito nacional que no exija un certificado de idiomas para conseguir cualquier título. Teniendo todo esto en cuenta no nos debería sorprender que la mayoría de estudiantes se plantee, en algún momento, el hecho de aprender inglés en el extranjero (el idioma rey de nuestros días).

Es evidente que esto ocurre debido a que la immersión total es el método que mejor funciona para aprender un idioma con garantías. De todos modos, este método no es idóneo, si lo que quieres es aprender un idioma a nivel académico, pues el aprendizaje se verá modificado, dependiendo de la región y franja social en las que se mueva el alumno en cuestión. Es entonces cuando necesitamos complementar esa inmersion con algún curso de inglés que nos permita conocer las reglas del idioma para tener un conocimiento más sólido del idioma.

La oferta, en este aspecto, es tan vasta que muchos estudiantes se ven apabullados y no saben por dónde moverse en ese amplia catálogo de los cursos de idiomas. Estudiar inglés en verano es una opción muy popular entre los más jóvenes y aquellos con menos disponibilidad se decantan por intensivos densos, pero eficaces… Las opciones son infinitas. Si añadimos a estas circunstancias la problemática candente del Brexit, los estudiantes se vuelven ya definitivamente locos y cambian el curso intensivo de inglés por un máster acelerado de consultas web y lamentos de medianoche.

Nosotros queremos convertirnos en un foco de luz en mitad de la oscuridad para todos aquellos estudiantes intranquilos. En primer lugar, el Brexit, debido a su ajustado resultado, no se define todavía como algo definitivo y todavía hay mucha tela que cortar. No son pocas las voces que se han alzado demandando un segundo referéndum. Es cierto que estas voces fueron acalladas rápidamente por el primer ministro británico, pero, en nuestra opinión, todavía no se ha dicho la última palabra.

Muchos dirán que esto no les calma y nosotros no esperábamos otra cosa. Nuestro segundo alegato es más potente. Nada va a cambiar para los estudiantes tras el Brexit. Desde hace años, lo que cuenta en el mundo laboral y ámbito de los idiomas es disponer de los títulos oficiales, los exámenes de Cambridge… Quizás estudiar en el extranjero será más complejo, pero la opción de los centros de idiomas (en el extranjero o propio país) siempre será garantía de éxito para quienes queremos aprender una lengua con las máximas ventajas.

Foto de portada: Carlos ZGZ