Trabajar y estudiar simultáneamente para garantizarte un futuro profesional prometedor


En los últimos años, ha aumentado el número de personas que compaginan su trabajo y sus obligaciones familiares con el estudio de alguna formación para garantizarse un futuro profesional mejor. Un hecho que requiere esfuerzo, disciplina, constancia, compromiso y  trabajo, pero cuyos resultados, siempre, merecerán la pena. Desde Do`s, especialistas en formación para trabajadores y en formación para el empleo, somos conscientes de la dificultad de esta decisión y de los numerosos obstáculos que surgen a la hora de conciliar tus estudios con la vida laboral y familiar. Por eso, queremos darte algunos consejos.

Estudiar y trabajar al mismo tiempo: recompensa doble

Trabajar, atender a la familia y estudiar al mismo tiempo, a priori, parece una misión imposible. Sin embargo, compatibilizar estos tres aspectos de tu vida es posible y la clave está en la fuerza de voluntad y la gestión de tu tiempo. Esto último es, quizás, lo más importante. De hecho, hay estudios que demuestran que cuanto más tiempo libre tenemos, más lo desaprovechamos. Así que, el primer imperativo es gestionar adecuadamente tu tiempo. ¿Cómo? Lo primero es crear tu calendario, eso sí un poco flexible, en el que queden reflejados los horarios de las clases presenciales, los exámenes o las fechas límites de entrega de los trabajos. Lo segundo es organizarte en casa. Establece tiempos concretos para la realización de las tareas diarias, mucho más si no tienes a nadie que te ayude.

Por supuesto, para disponer de tiempo, tienes que robarlo de otra parte. Tú eres el que debes poner en la balanza tus prioridades y de dónde restarlo. Tus ratos de ocio serán menores, pero siempre guarda unas horas libres para ti, para despejarte y porque aumentará tu rendimiento.

Ser organizado es otro de los aspectos clave. Procura hacer tus tareas con tiempo, no las dejes para el último momento porque solo te generará más estrés. Este es el peor de los compañeros de viaje y debes aprender a controlarlo y gestionarlo para cumplir con tu cometido.

Trata de ser realista y márcate metas alcanzables, de lo contario, te frustrarás y te desmotivarás. Si no cumples con lo establecido, no te preocupes, porque tendrás nuevas oportunidades de hacerlo. No seas demasiado exigente contigo mismo y nunca pierdas de vista las razones que te han llevado a estudiar y trabajar a la vez, son la mejor motivación. Piensa que no todas las personas podrían hacerlo y tú lo estás haciendo. Aférrate a esos motivos, empodérate y continúa.

Compaginar la vida laboral, la familiar y la académica es posible y, además, una experiencia gratificante. Aunque el proceso sea duro, la nueva formación te abrirá otras puertas, te proporcionará la oportunidad de concurrir más competitivamente en otras ofertas de empleo; hará que te sientas más orgulloso y con más autoestima. Se trata de una puerta al futuro que has trabajado duramente y lo que cuesta esfuerzo se valora más. Si estás pensado en estudiar, consulta nuestra oferta de formación y cursos para desempleados. ¡Es el momento de empezar a cambiar tu futuro!

Fotografía de portada: ©Julián Caltro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *